Menu

DERECHOS DE LAS MUJERES EN EL POSCONFLICTO COLOMBIANO

En un evento tan definitivo después de un conflicto armado como lo es el posconflicto, el rol de la mujer deberá ser esencial para la reconciliación y reconstrucción del tejido social; el gran reto al que se enfrenta una nación que sale de la guerra es el de reconstruir una sociedad afectada por ésta.

Ya sea como madre, como esposa, como hija, como líder social, o como ciudadana, las mujeres deben contar con las herramientas que les permitan ejecutar su aporte a la paz, lo cual comienza con el  respeto a sus derechos. A lo largo de la historia, y en diferentes países del mundo, las mujeres han tenido que enfrentar, además de otras formas más sutiles de violencia física o psicológica, aquellas manifestaciones violentas de la guerra dejando innumerables víctimas.

En Colombia, por ejemplo, el conflicto armado deja hasta ahora 6,9 millones de víctimas oficiales, de las cuales 3,5 millones son mujeres[1]. Esto sin contar todas las víctimas indirectas que fueron alcanzadas por los coletazos de la guerra. Desplazamiento o reclutamiento forzosos, despojo de tierras, delitos sexuales, asesinato de hijos o esposos son solo algunas de las formas de violencia que han padecido las mujeres durante estos conflictos bélicos.

Desafortunadamente, muchos de estos delitos también ocurren fuera del contexto de la guerra, donde los abusadores no son solo aquellos alzados en armas, sino los que están en las ciudades, haciendo su nefasto aporte a la decadencia social del país.

Mujer y paz en el ámbito internacional

No obstante, estos conflictos modernos han visto los esfuerzos internacionales por reivindicar a la mujer y darle participación en los procesos de paz. Avances como la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW), la Declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la participación de la mujer en la promoción de la paz y la cooperación internacionales, la inclusión en el Consejo de Seguridad de la participación de la mujer en todos los aspectos de la consolidación de la paz, el establecimiento y el mantenimiento de la paz, demandan que la actuación de las mujeres en el posconflicto sea activa y participativa, pues, sin su vinculación, el proceso de reconciliación y reconstrucción quedaría incompleto.

Según Belén Sáenz Luque, representante de ONU Mujeres en Colombia, la participación de la mujer en las negociaciones de paz ha supuesto el alcance de significativos avances y cada vez con un mayor grado de efectividad y capacidad de resolución, obteniendo la inclusión de derechos sociales, económicos y políticos dentro de los Acuerdos de paz.

La mujer y el posconflicto

En la etapa del posconflicto, de la misma manera, teniendo en cuenta las habilidades de las mujeres para prevenir el conflicto, debemos asegurarnos de que las nuevas legislaciones no tengan las mismas bases de corrupción y desigualdad social que llevaron a la violencia en el pasado; por el contrario, que su fundamento jurídico incluya una alta participación de las mujeres a fin de alcanzar su empoderamiento económico, social y político, que además, redunde en beneficio, tanto para mujeres como para hombres y cuyo objetivo último sea el de garantizar la construcción del Desarrollo Sostenible con el cual se han comprometido la mayor parte de naciones en el mundo.

Para asegurar que la participación de la mujer en el posconflicto sea provechosa, deberán elaborarse una serie de garantías efectivas de protección de sus derechos fundamentales, derechos reconocidos por las leyes nacionales e internacionales, además de aquellos que han sido ratificados por Colombia en los diferentes Convenios y Tratados Internacionales. Así mismo, el Estado Colombiano tendrá que asegurar el derecho de No re- victimización de la mujer, derecho que deberá manifestarse en diversas políticas públicas que la beneficien siendo éstas un ejercicio real y no solo letra en el papel.


[1] Periódico digital La República. Las mujeres tienen un papel protagónico en el posconflicto. Consultado el 25 de mayo de 2016 en: http://www.larepublica.co/las-mujeres-tienen-un-papel-protag%C3%B3nico-en-el-posconflicto_237221.

volver arriba

El Miraísmo®, propone un nuevo escenario, la construcción de una realidad diferente a partir del cambio en el individuo propuesto por la Renovación Absoluta®. Desde la Asociación Miraísmo® Internacional, pretendemos contribuir a la construcción de una nueva cultura social, trascendente y transgeneracional basada en los valores y principios del Miraísmo® que operen como una norma moral ampliada.         

 Privacy and Cookies Policy