Menu

LA FILOSOFÍA - POLÍTICA : UNA NUEVA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA DESDE LATINOAMERICA

El Miraismo propende por la búsqueda de una Renovación Absoluta con Independencia.

Durante centurias, diversos núcleos humanos, etnias, poblaciones y hasta países han procurado, a través de diferentes medios y acciones, lograr su independencia. Ésta ha sido una constante, de manera muy particular en los últimos tres siglos en diversas partes del mundo.

De esta necesidad vital que representa la independencia, naciones de todos los actuales niveles de desarrollo lucharon por ella, desde los Estados Unidos de Norteamérica durante el siglo XVIII, pasando por España, país que buscó su independencia paradójicamente en el siglo XIX, momento en el que otros países en Latinoamérica, llamados en la época virreinatos o capitanías, se independizaron de ella. Incluso nuestra magnífica anfitriona Grecia, también buscó y logró su independencia entre 1821 y 1832.

Ciertamente muchos, hoy países de la Europa Oriental, hicieron uso de este legítimo derecho en diferentes momentos de la segunda mitad del siglo XX. También es importante mencionar que Irlanda fue el gran suceso independentista de la Europa Occidental en la pasada centuria. África, por cierto, no fue la excepción en el mismo siglo, tan cargado de conflagraciones e independencias.

Esta simple reflexión nos permite ratificar que desde el ingreso a la modernidad, y también cuando se hicieron más evidentes las corrientes de libre pensamiento en Europa, y desde allí se irradiaron a otras latitudes, la idea y búsqueda incesante de autonomía, se fue incrementando de manera exponencial en diferentes ámbitos a nivel mundial, reactivándose bajo nuevos matices en el siglo XX con la caída del Muro de Berlín.

Ya en nuestro siglo XXI, este profundo y poderoso anhelo no ha cesado, por el contrario, ha empezado a presentar la silueta de una nueva fase de búsquedas de independencia ya no sólo desde la geopolítica, sino que en el seno de las sociedades, se escucha cada vez de manera más enfática y nítida el incesante propósito de autonomía y autodeterminación en el ser y su pensamiento.

De esta manera se está en la búsqueda de una visión más amplia y ecléctica, que propicie y emule las conductas rectas, coherentes y transparentes, especialmente en la suprema ciencia, que es realmente la política.

AUTONOMÍA E INDEPENDENCIA

Es indudable que nuestras sociedades contemporáneas reclaman en diferentes ámbitos y bajo diferentes expresiones, una participación más pluralista e incluyente, en las que no se pierdan sus identidades, sino se reafirmen y consoliden sus valores. También diremos, en las que se eviten los independentismos, que suelen terminar siendo una actitud radical y excluyente, cuando no poco o nada respetuosa de expresiones autónomas.

Esto nos lleva a reflexionar sobre la autonomía con búsqueda de independencia, tal como lo expresaría Kant, cuando hacia referencia a la independencia de la voluntad, y su capacidad por determinarse conforme a una ley propia que es la de la razón. En virtud de la autonomía, acotaría: "Todo ser racional debe considerarse como fundador de una legislación universal", constituyéndose esta máxima en una clara noción que valida toda autodeterminación que vaya en concordancia con la razón pura práctica, como este brillante pensador lo expondría.

Es también prioritario reflexionar sobre la manera más apta para evitar extraviarse en la búsqueda de la independencia, y caer en formas autárquicas o de autosuficiencia salvó aquellas que plantearon algunos contemporáneos del gran Sócrates como fueron los integrantes de las escuelas Cínica y Estoica, a quienes les bastaba con ser virtuosos, para ser felices. Ciertamente este razonamiento y conducta va más allá de la posibilidades convencionales que tenemos las personas, pero no por ello dejan de ser un claro norte para todos aquellos que proponemos y buscamos trabajar con sentido demófilo.

La difícil senda de la autonomía con independencia, suele encontrar claros obstáculos o desafíos, que pondrán a prueba la capacidad de gestar una propuesta o un pensamiento propio y auténtico, más que simplemente original.

Así, la heteronomía palpita como letal ponzoña dentro de toda búsqueda autonómica. La subyugación de la voluntad, sus principios y finalidades ligados a una naturaleza independiente, pueden ser encaminados tras beneficios y prebendas, acomodadas a los intereses particulares, que siempre serán opuestos a los de las colectividades, tal como señaló el sabio Platón en su República hace más de dos mil quinientos años, cuando recordaba que tales comportamientos son propios de la oscura confusión que mueve a la "caverna", y los cuales rompen con la ley propia que establece tanto la razón, como el mismo sentido común, que bien sabemos que en esos casos tiende a imperar como el menos común de los sentidos, alejando así a la autonomía y su conducta independiente de aquellos valores que la sustentan y que son intrínsecos a su naturaleza: la Solidaridad, la Equidad, la Convivencia con Respeto y Lealtad social.

En tal sentido es importante ver la Solidaridad como un valor existencial, es decir "en" y "por" la existencia de todo individuo, en toda corriente de pensamiento, y movimiento político, la cual actúa siempre anteponiendo lo general, sobre lo particular.

La Equidad como un valor social, en donde se busca equilibrio y proporción entre todos sus componentes, para que estos puedan optimizarse y armonizarse de manera integral.

En referencia a la Convivencia con Respeto y Lealtad social, estos se constituyen en valores socio-políticos ineludibles y, tal como señalábamos anteriormente, con un claro y evidente sentido demófilo. El respeto es entendido como la expresión más proporcionada y civilizada de "vive y deja vivir", pero no a cualquier precio o de cualquier manera, sino buscando siempre una actitud solidaria y equitativa, como expresión de una norma de moral amplia.

El propio Kant nos prevenía sobre el hecho de evitar caer en la falsa libertad o libertad negativa, que se distanciaría de una libertad positiva o autónoma, separándonos en sus palabras, de la razón pura práctica. Añadiríamos también que nos desarraigaría de toda coherencia, así como de la elemental consistencia y trasparencia, y ante todo de una conducta política que coadyuve a consolidar el fundamento del tejido social.

INDEPENDENCIA PROPOSITIVA, SOLIDARIA Y RECÍPROCA

Se basa en la imposibilidad de obtener identidad, reconocimiento, valía o pretender generar referentes a través de otro u otros, y no por sí mismo, en concordancia con la responsabilidad propia que es intransferible e inalienable, ya que en muchos casos dicha responsabilidad ha sido otorgada por principio jurídico, o por voluntad de una comunidad, y aceptada de manera libre y decidida.

Las circunstancias nos han enseñado que la forma apta de proponer, es ante todo con las acciones ejemplarizantes, que van siempre en beneficio de las comunidades.
De esta manera, personas o movimientos son independientes, cuando sus valores, existencia y conducta no dependen de otro u otros, o están supeditados a otro u otros.

Así, los hechos también serán independientes de otro u otros, en la medida en que sus causas primeras y sus actitudes y acciones no se conectan con hechos de otros.

Una corriente de pensamiento, movimiento, proyecto o propuesta serán independientes en la medida en que su visión y principios no estén ligadas, limitadas o parametradas por las de otros, ni sus expresiones sean emparentables con las de otros.

Mantener el estatus de independiente requiere una vigilancia constante de principios y propósitos, requiere una revisión continúa de basamentos fundacionales y fundamentales con el fin de eliminar conductas antinómicas, que como bien enseñó el gran senador y filósofo Cicerón, evitarían trastocar el sentido mismo de las ideas, llevándonos incluso a situaciones paradójicas que podrían alterar la autonomía de toda búsqueda de independencia.

De esta manera es posible arribar a una Independencia Solidaria, que no sólo trabajará por el bienestar comunitario, alentando procederes ejemplares, estimulando méritos sociales y promulgando leyes que favorezcan a los olvidados, y subyugados por la indiferencia de sus gobernantes, sino ante todo trabajará con responsabilidad generacional, entendiendo la educación no sólo como potenciadora de capacidades y encausadora de sanas habilidades, sino ante todo como el medio idóneo para despertar valores y principios que, como bien enseñaba Platón, duermen en el corazón de los seres, y es prioritario re-construirlos, sacándolos a la luz.

Los sistemas o principios con Independencia Recíprocaserán aplicables siempre y cuando la determinación y respeto simbólico entre los interactuantes se mantenga. Asimismo, debemos buscar que la realidad axiomática sea independiente, aunque las axiologías sean semejantes. Por ende la independencia de un movimiento político debe fundamentarse en su propia realidad comportamental y axiomática.

La Reciprocidad se basa en un intercambio simbiótico, en donde las finalidades tienden a converger como producto de la asimilación semejante de la realidad, y de una fundamentación intrínseca de ideas, propósitos y objetivos, que podrían plasmarse a través de Acuerdos de Agregación Temática.

Los orígenes pueden ser disímiles, incluso hasta aparentemente opuestos, pero la naturaleza de su pensamiento independiente y las raíces de sus principios pueden emparentarlos sin dependencia, así como sin pretensiones de asimilación, incorporación o absorción del otro.

Es aquí donde se gesta la compleja pero viable Convivencia con Respeto de la Independencia Recíproca, la cual puede enriquecer a cada parte, y sólo en la medida que se mantengan en tal condición, los aportes y beneficios de cada uno, servirán para fortalecer y emular el propósito fundamental de la independencia, y a través de ellos jugar el papel sociopoliticoe histórico que a cada quien le corresponde, de manera muy especial, devolviéndole a la política su auténtica fisonomía, que debe estar siempre muy impregnada y munida de espíritu independiente.

Esta expresión es una visión de vanguardia en la cooperación pluralista e independiente, en que la dinámica y el movimiento particularmente del pensamiento, y su aplicación con sentido social tienden a buscar espacios de certera conciliación y coparticipación, sin la necesidad de concebir alianzas electorales y menos aún caer en la tan desacreditada actitud del trásfugismo en el seno de los partidos políticos, los que motivados por el sólo cálculo de mejorar sus beneficios electorales, caen en una total heteronomía de sus principios y propósitos ofrecidos a sus propios seguidores, generando con ello un mayor descrédito de la ancestral ciencia política, que fue concebida para el logro colectivo, y en beneficio de TODOS.

LA RENOVACIÓN ABSOLUTA

Todo lo anteriormente señalado sería no sólo inconcebible, sino ante todo inaplicable de cara a la búsqueda de la independencia si no existiesen prioridades, metas e ideales que orienten y estimulen su consecución.

La Renovación, podría parecer un paradigma más en esta cambiante modernidad, dentro de los contemplados hacia el futuro. En todo caso podríamos concebirla como el paradigma de los paradigmas.

Proponer algo nuevo ( re- novar ) aquello que es legendario, como son los ideales de independencia, solidaridad, búsqueda de equidad, y convivencia con respeto y lealtad social, implica un claro sentido de convicción ante la realidad que vivimos, pero al tiempo un valeroso acto de determinación. Ya que no es nada fácil comprometerse con la responsabilidad de renovar, dado que implícitamente supone renovarse la persona, grupo o movimiento que pretenda sustentarlo y generarlo. Es también la renovación un certero compromiso con el futuro, dado que las nuevas generaciones están fatigadas, cuando no hastiadas de la falta de autenticidad y credibilidad.

Consideramos que los múltiples reclamos sociales que tienden a extenderse y agudizarse en diferentes partes del mundo, traspasando realidades territoriales, sociales, étnicas, religiosas y culturales, buscan convertirse en la argamasa o cemento, con el que se pretende consolidar nuevas oportunidades y opciones sociales más justas y coherentes con las necesidades, y con la realidad misma.

La Renovación, NO es una reacción ante nada del mundo, es una nueva presentación de los valores humanos y del sentido social que estos sustentan, no para dejarlos en el terreno de las ideas, sino para utilizarlos como medio de cambio profundo y sostenible en el tiempo.

Esto implicará una visión-acción completa, integral, global o absoluta. Es relevante la connotación que encierra el milenario sentido del latin absolutus, que se traduce como aquello que esta "libre de toda relación o sea independiente" , así tanto Aristóteles en su momento, como mucho después Kant, lo asocian con aquello que es "a sí mismo" o intrínseco a su naturaleza. También Hegel ve en lo absoluto el real objeto y sujeto del pensamiento filosófico .Al mismo tiempo Kant lo vincula con lo "absolutamente posible".

Tanto por esto, como por otras importantes consideraciones axiológicas que hemos señalado a lo largo de nuestra exposición, y desde ya por lo que nuestra vocación encierra, MIRA, Movimiento Independiente de Renovación Absoluta, con definida acción política y con fuertes raíces filosóficas, representa la voz y el pensamiento de cientos de miles de ciudadanos de muchos países del mundo, de ese anhelo y gran trabajo permanente que desde hace trece años se ha emprendido por esa Renovación Absoluta con Independencia.

Dejo ante este selecto auditorio congregado en el Vigésimo Tercer Congreso Internacional de Filosofía, en esta inmortal ciudad de Atenas, la pregunta : Si no es ya tiempo, si acaso este no es el tiempo más indicado, para hacer de la Filosofía, tal como la vivieron nuestros célebres antecesores clásicos, un faro que alumbre nuestra marcha para tener tanto la fuerza moral, así como la capacidad apta de plasmación de un mundo nuevo y mejor. Si así fuese, haremos que la Filosofía nos inspire y guíe hacia una nueva Declaración de Independencia, independencia del ser y su pensamiento, ante un mundo que tiende a cerrarse y a apresar.

volver arriba

El Miraísmo®, propone un nuevo escenario, la construcción de una realidad diferente a partir del cambio en el individuo propuesto por la Renovación Absoluta®. Desde la Asociación Miraísmo® Internacional, pretendemos contribuir a la construcción de una nueva cultura social, trascendente y transgeneracional basada en los valores y principios del Miraísmo® que operen como una norma moral ampliada.